Gastronomía

3 recetas dulces irresistibles para disfrutar del Día de Todos los Santos

Cada 1 de noviembre, un día después de Halloween, en España se celebra el Día de Todos los Santos. Se trata de una fiesta de origen católico que se remonta al siglo IX y en la que las familias aprovechan para rendir homenaje y recordar a sus seres queridos que ya no están entre nosotros. Es una jornada para disfrutar en familia y pasar tiempo con nuestros más allegados, pero, además, también se caracteriza por una serie de dulces típicos que tienen muchos adeptos, aunque no ha todos les gustan. En cualquier caso, es el momento perfecto para ponerse manos a la obra e intentar elaborar alguno de ellos, aunque solo sea por tradición. Si no, siempre queda la opción de recurrir a quienes más saben y llevan décadas haciendo que este día sea un poco más dulce.

Huesos de Santo

Son uno de los dulces más típicos de esta época. Es un postre que se elabora con una base de mazapán y yema y los podemos encontrar en cualquier parte de nuestra geografía. Se remontan a principios del siglo XVII y, tal como dice su nombre, pretenden recrear la forma de un hueso, en el que la yema simula el tuétano.

Ingredientes:

250 gr de almendra molida

200 gr de azúcar

100 ml de agua

Ralladura de un limón

100 gr de azúcar

50 ml de agua

200 gr de azúcar glass

5 cucharaditas de agua

Elaboración:

Hervir unos minutos las almendras crudas para quitarles la piel. A continuación, se secan y trituran hasta formar un polvo al que se añade el azúcar para que absorba la grasa. En una cazuela se mezcla agua y azúcar hasta elaborar un almíbar. Se incorpora esta mezcla a la almendra para formar la pasta de mazapán, que se deja reposar una hora.

Se da forma a los huesos. Se separan las claras y las yemas y se integran las yemas con un nuevo almíbar, hasta tener una mezcla con la que rellenar los huesos.

Buñuelos de viento

dulces
Buñuelos de viento / Gtres

Junto con los huesos de Santo, los buñuelos de viento son uno de los dulces más populares de esta época.  Se trata de pequeños bocados fritos y rebozados en azúcar, con un interior cremoso y delicado. Son perfectos como colofón a cualquier comida familiar.

Ingredientes:

4 yemas

100 gr de azúcar

50 gr de maicena

½ l de leche entera

50 gr de mantequilla

1 vaina de vainilla

3 huevos

300 ml de agua

150 ml de leche entera

3 cucharadas de azúcar

300 gr de harina

10 gr de levadura

Ralladura de media naranja

Azúcar

Piel de 1 limón

1 rama de canela

50 gr de mantequilla

Canela

Elaboración

Para el relleno se hace una crema pastelera con la leche, la vainilla, la piel del limón y la canela. Se cuela la leche y se mezcla con las yemas, el azúcar y la maicena. Cuando empiece a espesar a fuego lento se retira y se cubre con film.

Se pone la leche en un cazo con la mantequilla, la ralladura de naranja y el azúcar. Cuando empiece a hervir se retira y se incorpora el azúcar la harina y la levadura, hasta conseguir la masa perfecta. Se calienta aceite y se fríen los buñuelos antes de rellenar.

Pestiños

Son un dulce muy empalagoso, aunque es imposible resistirse a ellos. Su elaboración es especialmente fácil, ya que solo se necesita harina, agua, vino de Jerez y miel.

Ingredientes

260 gr de harina

75 ml de aceite de oliva

La piel de 1 limón

1 cucharada de semillas de matalahúva

200 gr de miel

Agua

75 ml de vino de Jerez

Elaboración

Se calienta el aceite y se aromatiza con las semillas y la piel de limón. En un recipiente se pone la harina, el vino y el aceite aromatizado, después de colarlo. Se remueve hasta hacer una masa que hay que dejar reposar media hora. Después se estira y se corta para darle la forma de los pestiños antes de freírlos y recubrirlos con miel.




Source link

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba