Noticias Internacionales

A medida que América Latina gira hacia la izquierda, los líderes enfrentan una realidad sombría.

BOGOTÁ, Colombia — En Chile, un exalumno tatuado ganó la presidencia con la promesa de supervisar la transformación más profunda de la sociedad chilena en décadas, ampliando la red de seguridad social y transfiriendo la carga fiscal a los ricos.

En Perú, el hijo de granjeros pobres fue impulsado a la victoria con una promesa de dar prioridad a las familias en apuros, alimentar a los hambrientos y corregir las disparidades de larga data en el acceso a la atención médica y la educación.

En Colombia, un exdiputado rebelde y veterano fue elegido el primer presidente izquierdista del país, y prometió defender los derechos de los colombianos indígenas, negros y pobres, mientras construía una economía que funciona para todos.

“Una nueva historia para Colombia, para América Latina, para el mundo”, dijo en su discurso de victoria, entre estruendosos aplausos.

Después de años de inclinarse hacia la derecha, América Latina se precipita hacia la izquierda, un momento decisivo que comenzó en 2018 con la elección de Andrés Manuel López Obrador en México y podría culminar con la victoria a fines de este año de un candidato de izquierda en Brasil, dejando a la región seis economías más grandes dirigidas por líderes elegidos en plataformas de izquierda.

Una combinación de fuerzas ha llevado a este nuevo grupo al poder, incluido un fervor anti-titular impulsado por la ira por la pobreza crónica y la desigualdad, que solo han sido exacerbadas por la pandemia y han profundizado la frustración entre los votantes que han descargado su indignación en los candidatos del establishment. .

Pero justo cuando los nuevos líderes asumen el cargo, sus promesas de campaña han chocado con una realidad sombría, incluida una guerra europea que ha disparado el costo de los bienes cotidianos, desde el combustible hasta los alimentos, haciendo la vida más dolorosa para los votantes que ya están sufriendo y evaporando mucho. de la buena voluntad que alguna vez disfrutaron los presidentes.

Gabriel Boric de Chile, Pedro Castillo de Perú y Gustavo Petro de Colombia se encuentran entre los líderes que cabalgaron hacia la victoria prometiendo ayudar a los pobres y marginados, pero que enfrentan enormes desafíos al tratar de cumplir con las altas expectativas de los votantes.

A diferencia de hoy, el último cambio significativo de izquierda en América Latina, en la primera década del milenio, fue impulsado por un auge de las materias primas que permitió a los líderes expandir los programas sociales y trasladar a un número extraordinario de personas a la clase media, elevando las expectativas de millones de personas. familias

Ahora que la clase media está retrocediendo, y en lugar de un auge, los gobiernos enfrentan presupuestos golpeados por la pandemia, inflación galopante alimentada por la guerra en Ucrania, aumento de la migración y consecuencias económicas y sociales cada vez más nefastas del cambio climático.

En Argentina, donde el izquierdista Alberto Fernández tomó las riendas de un presidente de derecha a fines de 2019, los manifestantes han tomado las calles en medio del aumento de los precios. Protestas aún más grandes estallaron recientemente en Ecuador, amenazando al gobierno de uno de los pocos presidentes derechistas recién elegidos de la región, Guillermo Lasso.

“No quiero ser apocalíptica al respecto”, dijo Cynthia Arnson, miembro distinguida del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson. “Pero a veces, cuando miras esto, se siente como la tormenta perfecta, la cantidad de cosas que golpean la región a la vez”.

El auge de las redes sociales, con el potencial de potenciar el descontento e impulsar grandes movimientos de protesta, incluso en Chile y Colombia, ha mostrado a la gente el poder de las calles.

A partir de agosto, cuando Petro reemplace a su predecesor conservador, cinco de las seis economías más grandes de la región estarán dirigidas por líderes que hicieron campaña desde la izquierda.

El sexto, Brasil, el país más grande de América Latina, podría cambiar de esa manera en una elección nacional en octubre. Las encuestas muestran que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, un feroz izquierdista, tiene una amplia ventaja sobre el actual presidente de derecha, Jair Bolsonaro.

Los nuevos líderes en Colombia y Chile son mucho más progresistas socialmente que los izquierdistas del pasado, piden un cambio de los combustibles fósiles y abogan por el derecho al aborto en un momento en que la Corte Suprema de los Estados Unidos está moviendo al país en la dirección opuesta.

Pero en conjunto, este grupo es extremadamente heterogéneo y difiere en todo, desde la política económica hasta su compromiso con los principios democráticos.

Petro y Boric prometieron expandir enormemente los programas sociales para los pobres, por ejemplo, mientras que López Obrador, que se enfoca en la austeridad, está reduciendo el gasto.

Sin embargo, lo que vincula a estos líderes son las promesas de un cambio radical que, en muchos casos, se precipitan hacia desafíos difíciles y crecientes.

En Chile, a fines del año pasado, Boric venció a José Antonio Kast, un político derechista asociado con el ex dictador de Chile, Augusto Pinochet, al prometer deshacerse de las políticas económicas neoliberales del pasado.

Pero solo unos meses después de su mandato, con un gabinete sin experiencia, un Congreso dividido, precios al consumidor en aumento y disturbios en el sur del país, los índices de aprobación de Boric se han desplomado.

El noventa por ciento de los encuestados le dijeron a la encuestadora Cadem este mes que creían que la economía del país estaba estancada o retrocedía.

Al igual que muchos vecinos de la región, la tasa de inflación anual de Chile es la más alta en más de una generación, con un 11,5 por ciento, lo que genera una crisis del costo de vida.

En el sur de Chile, una lucha por la tierra entre los mapuche, el grupo indígena más grande del país, y el estado ha entrado en su fase más mortífera en 20 años, lo que llevó a Boric a revertir el curso de una de sus promesas de campaña y redesplegar tropas en el área.

Catalina Becerra, de 37 años, gerente de recursos humanos de Antofagasta, en el norte de Chile, dijo que «como muchas personas de mi generación» votó por Boric porque Kast «no me representaba en lo más mínimo».

“Pero no estaba convencida de lo que podía hacer por el país”, agregó Becerra. “No ha logrado lo que dijo que haría”.

En septiembre, los chilenos votarán sobre una constitución notablemente progresista que consagra la igualdad de género, la protección del medio ambiente y los derechos indígenas y está destinada a reemplazar un documento de la era de Pinochet.

El presidente ha ligado su éxito al referéndum, colocándose en una posición precaria en caso de que se rechace el borrador, que según las encuestas es por ahora el resultado más probable.

En el vecino Perú, Castillo salió el año pasado del virtual anonimato para vencer a Keiko Fujimori, una política de carrera de derecha cuyo padre, el expresidente Alberto Fujimori, gobernó con mano de hierro e introdujo políticas neoliberales similares a las rechazadas por los votantes chilenos.

Si bien algunos peruanos apoyaron a Castillo únicamente como un rechazo a Fujimori, también representó verdaderas esperanzas para muchos, especialmente los votantes pobres y rurales.

Como candidato, el Sr. Castillo prometió empoderar a los agricultores con más subsidios, acceso a crédito y asistencia técnica.

Pero hoy, apenas logra sobrevivir políticamente. Ha gobernado de manera errática, dividido entre su partido de extrema izquierda y la oposición de extrema derecha, lo que refleja la política conflictiva que lo ayudó a ganar la presidencia.

Castillo, cuyo índice de aprobación ha caído al 19 por ciento, según el Instituto de Estudios Peruanos, ahora está sujeto a cinco investigaciones penales, ya ha enfrentado dos intentos de juicio político y ha pasado por siete ministros del Interior.

La reforma agraria que prometió aún no se ha traducido en políticas concretas. En cambio, los aumentos en los precios de los alimentos, el combustible y los fertilizantes están afectando más a su base.

Los agricultores están luchando a través de una de las peores crisis en décadas, enfrentando la mayor temporada de siembra del año sin acceso generalizado a fertilizantes sintéticos, la mayoría de los cuales normalmente obtienen de Rusia, pero es difícil de obtener debido a las interrupciones del suministro mundial relacionadas con la guerra. .

Eduardo Zegarra, investigador de GRADE, un instituto de investigación, calificó la situación como “sin precedentes”.

“Creo que esto se desarrollará de manera muy dramática y traerá mucha inestabilidad”, dijo.

En un barrio pobre en una ladera de Lima, la capital, muchos padres se saltan las comidas para que sus hijos tengan más para comer.

“Votamos por Castillo porque teníamos la esperanza de que su gobierno fuera diferente”, dijo Ruth Canchari, de 29 años, ama de casa y madre de tres hijos. “Pero él no está tomando medidas”.

En Colombia, Petro asumirá el cargo enfrentando muchos de los mismos vientos en contra.

La pobreza ha aumentado: el 40 por ciento de los hogares vive ahora con menos de $100 al mes, menos de la mitad del salario mínimo mensual, mientras que la inflación ha alcanzado casi el 10 por ciento.

Aún así, a pesar de la ansiedad financiera generalizada, las acciones de Petro mientras se prepara para asumir el cargo parecen haberle ganado cierto apoyo.

Hizo reiterados llamados al consenso nacional, se reunió con su mayor enemigo político, el expresidente de derecha Álvaro Uribe, y nombró a un ministro de Finanzas muy respetado, relativamente conservador y educado en Yale.

Las medidas pueden permitir que Petro gobierne con más éxito que, digamos, Boric, dijo Daniel García-Peña, politólogo, y han calmado algunos temores sobre cómo tratará de reactivar la economía.

Pero dado lo rápido que terminó el período de luna de miel para otros, Petro tendrá muy poco tiempo para comenzar a brindar alivio.

“Petro debe ayudar a sus votantes”, dijo Hernán Morantes, de 30 años, partidario de Petro y activista ambiental. “Los movimientos sociales deben estar preparados, para que cuando el gobierno no pase, o no quiera pasar, estemos listos”.

julie turkwitz Reportado desde Bogotá, Colombia, Mitra-taj de Lima, Perú y Juan Bartlett de Santiago, Chile. genevieve glatsky contribuyó reportando desde Bogotá.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba