Salud

El flagelo del fentanilo sigue claramente visible en las calles de Los Ángeles


En un callejón sucio detrás de una tienda de donas de Los Ángeles, Ryan Smith se convulsionó bajo las garras de una dosis de fentanilo, pasando de momentos de sueño a episodios de escalofríos violentos en un cálido día de verano.

Cuando Brandice Josey, otra adicta sin hogar, se inclinó y exhaló una bocanada de humo de fentanilo en un acto de caridad, Smith se sentó y abrió lentamente el labio para inhalar el vapor como si fuera la cura de sus problemas.

Smith, que vestía una camiseta amarilla sucia que decía «Solo buenas vibraciones», se reclinó sobre su mochila y durmió el resto de la tarde sobre el asfalto, imperturbable por el hedor a comida podrida y desechos humanos que impregnaba el aire.

En dias recientes, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, reportó el decomiso de una atípica y peligrosa droga llamada “YABA”en el puerto fronterizo de Nogales. Al igual que el fentanilo, su presentación es en una pequeña pastilla, pero a diferencia del llamado ¨demonio azul¨, esta es roja y su producción y distribución ilegal se había visto mayormente en Asia.

Para demasiadas personas enganchadas a la droga, el sueño que sigue a un golpe de fentanilo es permanente. La droga altamente adictiva y potencialmente letal se ha convertido en un flagelo en todo Estados Unidos y está afectando al creciente número de personas que viven en las calles de Los Ángeles.

Casi 2,000 personas sin hogar murieron en la ciudad entre abril de 2020 y marzo de 2021, un aumento del 56 % con respecto al año anterior, según un informe publicado por el Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles. La sobredosis fue la principal causa de muerte, matando a más de 700.

El uso de fentanilo, un poderoso opioide sintético que es barato de producir y que a menudo se vende tal cual o mezclado con otras drogas, se ha disparado. Debido a que es 50 veces más potente que la heroína, incluso una pequeña dosis puede ser fatal.

Se ha convertido rápidamente en la droga más letal del país, según la Administración de Control de Drogas (DEA). Dos tercios de las 107,000 muertes por sobredosis en 2021 se atribuyeron a opioides sintéticos como el fentanilo, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

El número de víctimas de la droga se extiende mucho más allá de las calles.

Jennifer Catano, de 27 años, tiene tatuados en las muñecas los nombres de dos niños, pero hace varios años que no los ve. Viven con la madre de ella.

El fiscal Rob Bonta dijo que se han decomisado millones de drogas desde 2021. Sin embargo, padres que han perdido a sus hijos por sobredosis piden más acciones.

“Mi mamá no cree que sea una buena idea porque cree que dañará a los niños porque no estoy lista para rehabilitarme”, dijo Catano.

Ha tomado una sobredosis tres veces y ha pasado por rehabilitación siete u ocho veces.

“Da miedo salir de eso”, dijo. “Las abstinencias son realmente malas”.

Catano deambuló por una estación de metro cerca de MacArthur Park desesperada por vender una botella de suavizante de telas Downey y una silla de camping Coleman que robó de una tienda cercana.

El abuso de drogas puede ser una causa o un síntoma de la falta de vivienda. Ambos también pueden cruzarse con la enfermedad mental.

Un informe de 2019 de la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles (LAHSA) encontró que aproximadamente una cuarta parte de todos los adultos sin hogar en el condado de Los Ángeles tenían enfermedades mentales y el 14% tenía un trastorno por uso de sustancias. 

Una moción busca que las bibliotecas cuenten con dosis de naloxona, conocida también como Narcan, y personal capacitado para administrarlo.

Ese análisis solo contó a las personas que tenían una condición grave permanente oa largo plazo. Tomando una interpretación más amplia de los mismos datos, Los Angeles Times encontró que alrededor del 51% tenía enfermedades mentales y el 46% tenía trastornos por uso de sustancias.

Se están gastando miles de millones de dólares para aliviar la falta de vivienda en California, pero el tratamiento no siempre se financia.

Un controvertido proyecto de ley firmado por el gobernador Gavin Newsom podría mejorar eso al obligar a las personas que padecen enfermedades mentales graves a recibir tratamiento. Pero deben ser diagnosticados con cierto trastorno como la esquizofrenia y la adicción por sí sola no califica.

De todas las sobredosis, el fentanilo es la droga que más ha cobrado vidas en Estados Unidos, hay pastillas legales recetados para el dolor crónico, pero hay millones que son fabricadas en laboratorios clandestinos, y una dosis no regulada, le puede hasta quitar la vida.

La ayuda está disponible pero es superada por la magnitud de la miseria en las calles.

Rita Richardson, supervisora ​​de campo de LA Door, un programa de prevención de adicciones de la ciudad que trabaja con personas condenadas por delitos menores, reparte calcetines, agua, condones, refrigerios, agujas limpias y volantes en los mismos puntos de acceso de lunes a viernes. Ella espera que la consistencia de sus visitas anime a las personas a buscar ayuda.

“Entonces, con suerte, se enciende la bombilla. Puede que no suceda este año. Puede que no suceda el próximo año. Podría tomar varios años”, dijo Richardson, una exindigente y exadicta. «Mi objetivo es llevarlos de la oscuridad a la luz».

Las familias de algunos jóvenes que han muerto al consumir pastillas piratas envenenadas con fentanilo protestaron el viernes en frente de la sede de la red social Snapchat, porque aseguran que, a pesar de las mejoras implementadas en esa red, es fácil que los jóvenes compren esas sustancias ilícitas a través de su aplicación.

Partes de Los Ángeles se han convertido en escenarios de desesperación con hombres y mujeres tirados en las aceras, acurrucados en bancos y colapsados ​​en callejones miserables. Algunos se apiñan fumando la droga, otros se la inyectan.

Armando Rivera, de 33 años, soplaba bocanadas blancas para atraer adictos en el callejón donde dormía Smith. Necesitaba vender algo de droga para comprar más. Los que no tenían suficiente dinero para mantener su hábito, rondaban a su alrededor, esperando una dosis gratis. Rivera no mostró piedad.

Catano no pudo vender la silla, pero finalmente vendió el suavizante de telas a un vendedor ambulante por $5.

Era suficiente dinero para otra dosis.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba