Noticias Internacionales

En un movimiento arriesgado, el Reino Unido señala que puede descartar algunas reglas comerciales de Irlanda del Norte

LONDRES (AP) — El gobierno británico notificó el martes que podría desechar unilateralmente algunas de las regulaciones que rigen el comercio con Irlanda del Norte, una medida altamente política que pone a Gran Bretaña en rumbo de colisión con la Unión Europea, 18 meses después de un acuerdo comercial que pretendía haber apagado los últimos fuegos del Brexit.

La secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, dijo que una nueva ley propuesta permitiría al gobierno británico controlar las reglas sobre el comercio entre Gran Bretaña continental e Irlanda del Norte, que se habían negociado minuciosamente en un acuerdo con Bruselas.

“Para responder a la grave y seria situación en Irlanda del Norte, tenemos claro que es necesario actuar”, dijo la Sra. Truss en el Parlamento. “Necesitamos restablecer el equilibrio en el acuerdo”.

La Sra. Truss insistió en que quería cambiar en lugar de desechar por completo el acuerdo que rige el comercio posterior al Brexit, conocido como el protocolo de Irlanda del Norte. También dijo que los temas que aborda podrían resolverse en negociaciones con la Unión Europea en lugar de con una acción unilateral.

Pero, si se promulga, dicha ley podría romper parte del acuerdo comercial con la Unión Europea, estableciendo un nuevo «canal verde» que eliminaría los controles sobre la mayoría de los bienes que fluyen desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte.

Esos controles se acordaron para evitar interrumpir el comercio entre Irlanda del Norte, que es miembro del Reino Unido, y la vecina Irlanda, que es parte de la Unión Europea, una vez que Gran Bretaña abandone el bloque.

En su declaración, la Sra. Truss dijo que el protocolo había interrumpido el comercio entre Gran Bretaña continental e Irlanda del Norte. Los partidos unionistas del territorio se oponen, que están a favor de mantener a Irlanda del Norte como parte del Reino Unido, y se quejan de que las reglas abren una brecha entre el norte y Gran Bretaña continental.

“Algunas empresas han dejado de comerciar por completo”, dijo Truss. “Estos problemas prácticos han contribuido a la sensación de que la relación este-oeste se ha visto socavada”.

El anuncio genera múltiples riesgos para el gobierno del primer ministro Boris Johnson: una potencial guerra comercial con la Unión Europea, aumento de las tensiones con Estados Unidos, una posible ruptura en la alianza occidental de apoyo a Ucrania y un impacto incierto en la política de la propia Irlanda del Norte.

De estos, una colisión con Bruselas sería, con mucho, el más grave, especialmente en un momento en que la economía británica está sufriendo la inflación galopante que ha afectado a otros países debido a los choques en la oferta de alimentos y combustibles.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, advirtió este lunes de una subida «apocalíptica» de los precios de los alimentos por la escasez de trigo y otros cultivos a causa de la guerra en Ucrania. El banco central, dijo, estaba «indefenso» ante los aumentos de precios, y se proyecta que la inflación alcance los dos dígitos para fin de año.

Si la Unión Europea impusiera aranceles de represalia sobre los bienes provenientes de Gran Bretaña, un gran «si», agregaría otro ancla a una economía que, según temen algunos analistas, ya corre el riesgo de caer en una recesión. La combinación de estancamiento económico y aumento de precios ha avivado los temores de un regreso a los oscuros días de la década de 1970.

Luego, también existe el riesgo de alterar las relaciones con la administración Biden y los defensores de Irlanda en el Capitolio. La Casa Blanca advirtió a Johnson que no haga nada que pueda poner en peligro el Acuerdo del Viernes Santo, el pacto de 1998 que puso fin a décadas de violencia sectaria en el Norte.

Richard Neal, el poderoso presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, dijo que cualquier legislación que derogue unilateralmente elementos del protocolo socavaría los esfuerzos para negociar las reglas comerciales “en un momento extremadamente frágil”. Sugirió que el movimiento de Gran Bretaña fue impulsado por la política.

“Irlanda del Norte no debería ser rehén en el proceso político”, dijo Neal en un comunicado. “Más bien, todas las partes deben mantener el rumbo y continuar trabajando juntas para encontrar soluciones duraderas”.

La Sra. Truss no publicó su nueva legislación propuesta, el comienzo de un largo proceso legislativo para convertirla en ley, y los funcionarios británicos dicen que esperan que las conversaciones con la Unión Europea puedan continuar en paralelo, posiblemente asegurando que las leyes nunca se utilicen.

La ley prevista daría al gobierno británico poderes unilaterales sobre la política fiscal y de subvenciones en Irlanda del Norte. Sin embargo, no quedó claro en qué medida la legislación podría eliminar o limitar el papel del máximo tribunal de Europa, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en la adjudicación de disputas comerciales.

Hacerlo sería visto por la Unión Europea como un cambio fundamental en el protocolo, en lugar del tipo de solución práctica sobre los controles fronterizos que está dispuesta a contemplar.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba