Femenil EspañaFutbol

Erika: "Hoy se despide una privilegiada"

Erika ha puesto fin a su carrera profesional. La delantera jugó el pasado 15 de mayo su último partido con el Athletic y hoy se ha despedido en Lezama como una auténtica leyenda del club rojiblanco. Los números así lo dicen. Se va después de 17 temporadas como leona y siendo la futbolista con más partidos en la historia de la entidad (423), condición que en el conjunto masculino ostenta el Txopo Iribar. Eso lo dice todo. Además, también es la máxima goleadora con 264 dianas en su casillero. Todo un mito para las próximas generaciones. 

Al igual que ocurrió en los casos de Sophie Istillart y Vanesa Gimbert, que también han colgado las botas esta temporada, la navarra ha estado acompañada en la sala de prensa de Lezama de sus compañeras, el cuerpo técnico encabezado por Iraia Iturregi, el presidente Aitor Elizegi y el director deportivo del Femenino, Joseba Agirre

La jugadora ha leído un discurso muy bien estructurado y después ha atendido las preguntas de los medios de comunicación. “Hoy se despide una privilegiada. Ha llegado el día de decir adiós al club de mi vida. Han sido 17 años. Se acaba una etapa maravillosa que me ha permitido crecer como persona y como profesional en muchos sentidos”, ha afirmado.

“Nada más llegar me di cuenta de que el Athletic es diferente tanto por su filosofía como por los valores que transmite. He entendido lo que es la pasión, el compañerismo y a la vez la exigencia de un club como este. El buen trato que he recibido me hace ver lo afortunada que he sido. No todo lo paga el dinero. La mejor recompensa ha sido sentirme querida”, ha añadido.

Erika ha mostrado su satisfacción por todo lo que ha conseguido y también por la mejora que ha experimentado este deporte: “Cuando jugaba en el patio del colegio nunca pensé que podría llegar a jugar la Champions. El fútbol ha cambiado mucho. Ahora las más jóvenes pueden soñar con vestir esta camiseta. Estamos más cerca de que nuestro fútbol esté donde se merece”.

La jugadora cuelga las botas feliz, en paz consigo misma después de todo lo logrado. “Soy una privilegiada. Me voy de la forma que siempre hubiera deseado. Me voy feliz, con ganas de seguir aprendiendo y afrontar nuevo retos. Estoy segura de que mi retirada ideal es esta, en la elite, con mis compañeras, ajena a las lesiones y dejándome la piel en el campo cuando mi entrenadora lo ha requerido”, ha afirmado.

Erika ha aprendido de los buenos momentos, pero más de los malos. “Este viaje me deja momentos de muchas celebraciones de títulos de Liga y otros menos buenos de los que más he aprendido. Me voy satisfecha por haber dado el 100% y con los deberes hechos, con cifras que en un día como hoy es para estar muy orgullosa”.

Erika se ha querido acordar de Iñigo Juaristi, el entrenador de los primeros títulos de Liga, del Lagunak y del Espanyol y sobre todo de las pioneras. “Sin ellas no estaríamos aquí”, ha dicho. “No me voy a olvidar de ningún momento que he vivido aquí ni de la sensación de creer que éramos invencibles. Me llevo un pedazo de todo esto”, ha añadido.

También se ha acordado de sus padres y de su abuela “por quererme y acompañarme”, del Athletic y cómo no, de su afición: “Hace 17 años me acogísteis como una más. Eskerrik asko por hacernos crecer. Habéis sido el motor para seguir activa cada día”.

La delantera siempre ha portado el dorsal 19 en su espalda. Hoy ha hecho una mención especial a ello. “Gracias por hacerme vivir todas estas cosas, por darme alas en los momentos más duros”.

Por último, ha mostrado su reconocimiento al fútbol. “Lo es todo para mí. Es una forma de vida. Más allá de los títulos me quedo con las personas. Espero poder haber devuelto todo lo que me llevo. Es un adiós definitivo al balón, pero no al fútbol y al Athletic. Siempre seré una leona más”, ha finalizado.




Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba