Noticias Internacionales

La votación ha terminado en las elecciones de Kenia. Esto es lo que viene después.

NAIROBI, Kenia (AP) — Una ola de alivio teñida de júbilo atravesó Kenia el martes cuando sus elecciones presidenciales muy disputadas transcurrieron en gran parte en paz después de meses de amargos empujones y lodo. Los partidarios agasajaron a uno de los favoritos, Raila Odinga, en su bastión de Nairobi, mientras que su rival, William Ruto, elogió la majestuosidad de la democracia después de emitir su voto antes del amanecer.

Pero cuando terminó la votación, probablemente comenzaría una nueva batalla.

El cierre de las urnas vio la elección de Kenia cambiar a una nueva e impredecible fase que, si las encuestas anteriores son una guía, podría ser difícil. Las elecciones pasadas han sido seguidas por acusaciones de manipulación de votos, disputas judiciales prolongadas, episodios de violencia callejera y, en 2017, un misterio de asesinato impactante.

Pueden pasar semanas, incluso meses, antes de que un nuevo presidente preste juramento.

“La gente simplemente no confía en el sistema”, dijo Charles Owuiti, gerente de una fábrica, mientras esperaba para emitir su voto en Nairobi, la fila serpenteaba a través de un patio escolar abarrotado.

Aún así, la política étnica corrosiva que enmarcó las contiendas electorales anteriores se ha reducido. En el Valle del Rift, escenario de enfrentamientos electorales anteriores, menos personas que en años anteriores huyeron de sus hogares por temor a ser atacados.

En cambio, los kenianos acudieron a los colegios electorales de todo el país, algunos en la oscuridad previa al amanecer, para elegir no solo a su presidente, sino también a los parlamentarios y líderes locales. Entre los cuatro candidatos a la presidencia, la gran mayoría de los votantes optó por el Sr. Odinga, un líder de la oposición de 77 años que se postula por quinta vez, o el Sr. Ruto, el vicepresidente saliente y autoproclamado campeón de Kenia “. nación buscavidas”, su juventud frustrada.

“¡Baba! ¡Baba!” gritaron los jóvenes que se amontonaron alrededor del vehículo del Sr. Odinga en Kibera, en las afueras de Nairobi y que se dice que es el barrio marginal más grande de África. Usaron su apodo, que significa “padre”. El líder septuagenario luchó por mantenerse en pie mientras lo llevaban a un colegio electoral.

El Sr. Ruto hizo una demostración de aparente humildad al emitir su voto. “Momentos como este es cuando los poderosos se dan cuenta de que los simples y ordinarios finalmente toman la decisión”, dijo a los periodistas.

Pero para muchos kenianos, no valía la pena tomar esa decisión. La comisión electoral estimó la participación electoral en el 60 por ciento de los 22 millones de votantes del país, una gran caída desde el 80 por ciento de participación en las elecciones de 2017, y una señal de que muchos kenianos, tal vez afectados por las dificultades económicas o hastiados por la corrupción endémica, prefirieron quedarse. hogar.

“De cualquier manera, no hay esperanza”, dijo Zena Atitala, una trabajadora tecnológica desempleada, frente a una mesa de votación en Kibera. “De los dos candidatos, estamos eligiendo al mejor ladrón”.

La ira por el aumento del costo de vida era palpable. Maltratada por el doble golpe de la pandemia y la guerra de Ucrania, la economía de Kenia se tambaleó este año debido al aumento de los precios de los alimentos y el combustible. El gobierno saliente, encabezado por el presidente Uhuru Kenyatta, buscó aliviar las dificultades con subsidios a la harina y la gasolina. Pero apenas puede permitírselos, dada la enorme deuda de Kenia con prestamistas externos como China.

No importa quién gane esta elección, dicen los economistas, enfrentará duros vientos en contra económicos.

Sin embargo, la pregunta crítica en los próximos días no es solo quién ganó la carrera, sino si el perdedor aceptará la derrota.

Puede volverse turbio.

Días antes de la última votación, en 2017, un alto funcionario electoral, Chris Msando, fue brutalmente asesinado y su cuerpo torturado fue arrojado a un bosque en las afueras de Nairobi junto a su novia, Carol Ngumbu. Una autopsia descubrió que habían sido estrangulados.

La muerte del Sr. Msando, quien estaba a cargo del sistema de transmisión de resultados, despertó de inmediato la sospecha de un vínculo con el fraude electoral. Semanas más tarde, cuando el Sr. Odinga impugnó el resultado de las elecciones en los tribunales, afirmó que el servidor de la comisión electoral había sido pirateado por personas que usaban las credenciales del Sr. Msando.

La elección finalmente se volvió a realizar, el Sr. Kenyatta ganó, pero los asesinatos nunca se resolvieron.

Sin embargo, el punto más bajo de las elecciones en Kenia se produjo en 2007, cuando una disputa sobre los resultados sumió al país en una vorágine de violencia étnica que se prolongó durante meses, matando a más de 1.200 personas y, según algunos analistas, casi llevó al país a una crisis total. guerra civil.

En un episodio notorio, una turba prendió fuego a una iglesia en las afueras de la ciudad de Eldoret, quemando hasta la muerte a las mujeres, los niños y las personas mayores que se escondían en el interior.

El trauma de esos días aún deja cicatrices en votantes como Jane Njoki, quien se despertó el martes en Nakuru, 100 millas al noroeste de Nairobi, con sentimientos encontrados acerca de emitir su voto.

Su familia lo perdió todo en 2007 después de que turbas de hombres armados con machetes invadieran su pueblo en el Valle del Rift, incendiaron su casa y mataron al hermano y al tío de la Sra. Njoki, dijo. Desde entonces, cada temporada de elecciones ha sido un recordatorio de cómo su familia celebró funerales apresurados en caso de que los atacantes regresaran.

“Las elecciones siempre son problemas”, dijo.

Ese derramamiento de sangre llamó la atención de la Corte Penal Internacional que intentó, sin éxito, enjuiciar a políticos de alto rango, incluidos el Sr. Kenyatta y el Sr. Ruto, por cargos de incitación a la violencia.

Pero la crisis también llevó a los kenianos a adoptar una nueva constitución en 2010 que devolvió algunos poderes al nivel local y ayudó a estabilizar una democracia que, a pesar de todos sus defectos, hoy se considera una de las más fuertes de la región.

“Las sociedades que salen de un conflicto rara vez aprenden las lecciones correctas, pero creo que Kenia lo hizo”, dijo Murithi Mutiga, directora del programa para África del International Crisis Group. “Adoptó una nueva constitución con un poder judicial relativamente independiente que condujo a una presidencia más restringida. El resto de la región podría aprender de ello”.

El martes, llegaron los resultados no oficiales de la votación. La comisión electoral publicó los recuentos de los colegios electorales en su sitio web a medida que estaban disponibles, lo que permitió a los periódicos, partidos políticos y otros grupos compilar los resultados no oficiales.

A la medianoche, el sitio web de la comisión electoral mostró que el 81 por ciento de los 46.229 colegios electorales habían presentado sus resultados electrónicamente. Pero esos resultados no se tabularon ni se verificaron con los originales en papel, lo que, según los analistas, podría demorar algunos días.

El candidato ganador necesita más del 50 por ciento de los votos, así como una cuarta parte de los votos en 24 de los 47 condados de Kenia. El incumplimiento de esa barra significa una segunda vuelta dentro de los 30 días.

Eso podría suceder si un tercer candidato, George Wajackoyah, que está haciendo campaña en una plataforma de legalización de la marihuana y, más inusualmente, la venta a China de testículos de hiena, que se dice que tienen valor medicinal, puede convertir su apoyo en votos, negando los principales candidatos una mayoría.

Pero el resultado más probable en los próximos días, dicen los analistas, es un desafío judicial.

Cualquier ciudadano o grupo puede impugnar los resultados ante el Tribunal Supremo en un plazo de siete días. Si se impugnan los resultados, el tribunal debe emitir su decisión en un plazo de dos semanas. Si los jueces anulan los resultados, como lo hicieron en 2017, se debe realizar una nueva votación dentro de los 60 días.

En las últimas semanas, tanto el Sr. Odinga como el Sr. Ruto han acusado a la comisión electoral y a otros organismos estatales de parcialidad, lo que aparentemente sembró el terreno para un desafío legal, solo, por supuesto, si pierden.

Los dos candidatos principales han sido acusados ​​anteriormente de usar el poder de la calle para influir en las elecciones.

Pero la mayoría de los kenianos esperan desesperadamente que el trauma de 2007, o el espeluznante misterio del asesinato de 2017, hayan quedado atrás.

Pase lo que pase en los próximos días o semanas, muchos dicen que esperan que se resuelva en los tribunales, no en las calles.

declan walsh informado desde Nairobi, Kenia, y Abdi Latif Dahir de Nakuru, Kenia.


Source link

Looks like you have blocked notifications!

Neto

Soy Neto, creador de LaNetaNeta.com Me apasiona leer y aprender, disfruto escribir y compartir publicaciones interesantes con el publico.

¿Ya viste esto?

Botón volver arriba